divendres, 28 d’octubre de 2011

Els exercicis atrassats.

Jueves 27. Hola ¿qué tal? No recuerdo ahora mismo de qué os hablaba ayer. Sí recuerdo, pero, lo que hice. Por ejemplo pude comprar tabaco con el dinero de las bolsas vacías de café de Consol y pude fumar caminando por una ruta alternativa cerca de la biblioteca en Vic. Cerca también del estanco.
Concretamente hice una ruta por el Paseo, la calle de Gurb, la calle arquebisbe Alemany y también por la del bisbe Morgades… fumando. Luego fui al VIT a intentar publicar, con el pen, mis dos anteriores archivos de fecha 23 y 25 de octubre 2001 y que para mí suponían un avance en el tiempo, un hablar de algo que aún no había pasado… Sin embargo, creo que lo que yo intenté publicar y que no pudo procesarse hacia el contenido público de mi blogg ha sido modificado. Alguien conoce mi contraseña… -he visto que no ha sido modificado. El error, supongo, consiste en enviar el post demasiado largo y no repasarlo del tirón- pero no es necesario cambiarla porqué podría olvidarme de la nueva que no puedo elegir o que a lo sumo no podré cambiar por que me será enviada la misma. Depende del sitio. -¡Quizás del año!-. Ya decía mi padre que a ver si me creía más listo que los demás. ¡Dios me libre! He dicho alguna vez...
Recuerdo que leí de Stephen King que él escribía para evitar que las cosas sucedieran y que le dije al señor Joan Barril que no había podido apercibirme de si lo que pretendía Stephen King era evitar precisamente que las cosas sucedieran en su mente o en la vida real. (Creo que está en Somnis_de_la_bombolla). Por ejemplo para evitar algún crimen contando lo que una mente posiblemente criminal prevé. Aportando por ejemplo experiencias, propias o de otros. Experiencias vividas u oídas que por ejemplo el autor escribe en previsión de nuevos crímenes repetidos que hasta entonces se producían en una determinada zona, se repitan en otra distinta. Quizás por ampliar uno la esfera de capacidad precisamente.
Esta madrugada he salido a fumar. He tenido suerte. Me he encontrado un… ¡medio! paquete de tabaco. ¡Que suerte! Pasaré un buen día. No tengo ahora ganas de escribir. Un saludo.
Recuerdo ahora mismo gracias a Radio Flaixbac a Herman Hesse por la canción I just wanna feel a real love de Robbie Williams. Lo de pincharse, y según qué, tiene su gracia. No creo que llegue ahí. Alguno me ha parecido insinuar ya eres un hombre, ¿tú? ¡Qué brutos! No hay necesidad de momento. De qué me va a servir. Debo estudiar.
El médico me dijo que lo de ir a Barcelona no ¿eh? Quizás era psicología inversa. Es bonito acordarse uno de otro y prestar atención a lo que te dicen. Que me haya recetado pastillas para la migraña quiere decir que se intuye un período largo de abstinencia… ¡Aunque esas pastillas fueran para la necesidad de moverme o de hacer cosas! Lo de la migraña también lo pone en el prospecto. Desde luego.
Ahora ponen a los Coldplay. Son de Florida. Hoy va a llover ¡Qué bueno!
Recuerdo que el médico antes de recetarme nada me preguntó si bebía. Le dije que no. En principio no debo. Hay mucha gente, como decía Memy del centro de día CADO, que lo ha pasado muy mal con la bebida como para tomar por ejemplo la excusa del frío para beber. Recuerdo que cuando operaron a mi padre una vez mi hermano le dijo un día en Navidad: No bebas. Él dijo: un poquito. A mi padre le echaron de Vall d’Hebrón después de darle medicamentos carísimos e investigar con él. Mi hermano también murió aunque a veces bebía Coca Cola: ¡Quizás de aquellas de Bélgica! Venden un aparatito con el que pinchando el tapón de una botella de vino puedes saber si llevan cáncer.
Hoy jueves, debo ir a Vic a ver a la enfermera aunque debería asistir a clase de Normativa. Pero no es necesario y la medicación sí lo es. La enfermera es muy simpática i me quiere. Lo necesario. El médico hace muchos años que me conoce. Tengo suerte.
Todavía no sé si iré directo de Vic a Barcelona o pasaré por Tona como la última vez. Depende del hambre que tenga. Acabo de comer macarrones con margarina y tomate. Estaban muy sabrosos.
Éste sábado iré a ver a mi madre con mi hermano Jordi. Qué bueno ir en coche. Me he pedido un disco de los Ok Go a la fundación Lar. A ver si lo aprueban. También me he pedido Internet en casa para estudiar. A ver qué dicen.
Ayer le pedí prestados… ¡qué digo! Le dejé sesenta céntimos españoles al Busquets para que llamara a su tía sobre el tema de una herencia que aún debe cobrar y de la que me habló hace tiempo. Con ella quería comprarse una cámara para recorrer las Españas sin dinero y publicar sus aventuras en Internet. En el facebook. Dijo que necesitaba una cámara de vídeo y le recordé lo de la herencia.
La cámara de vídeo o la Tablet, no sé qué se va a comprar, es para la obra de teatro sobre su hija Dunnadun. Quiere hacerla disc-jockey… una obra al estilo del Doctor Jeckyll y Mr Hide. No sé que ha estudiado Francesc. Ha sido la voz corporativa de flaix fm, l’emisora dance de Catalunya. Quizás técnico de sonido, aunque no canta bien. Yo tampoco. Y además no me oigo bien. Ya lo dije. También en los somnis de la bombolla y para más inri en el mismo capítulo… a lo mejor. El sonido de mi propia voz no es el mismo que oigo al reproducir mi grabación. Me es igual.
Hace muchos años nos grabábamos en casete y un amigo, que tenía el padre que procedía de Vilanova i la Geltrú y del que ya he hablado hace poco en el blogg cuando decía que era un amigo de mi pueblo, me dijo que ése era yo. ¡Debo estar en una cinta! Un día iré a verle. Mi amigo de Tona es músico, toca la guitarra, como quería hacer de pequeño. Recuerdo que nos hizo hacer un grupo que tocaba con raquetas de tenis y nos distribuyó en los distintos personajes de Los Cucarachas. Otro soñaba que estábamos en su futbolín. Voy a despertarme. Escucharé la radio. ¡Hasta pronto! Eran las seis y media, pero aún hay tiempo.

Ahora recuerdo, mientras escuchaba la radio, que lo que me dijo el doctor en realidad era que lo de sentarse detrás en Barcelona no. Creo que es importante. Supongo que como alumno de cuarenta y un años y medio tengo mucho que aportar a clase. Recuerdo que ya hice comentarios a conserjes sobre la existencia, el primer día, de una silla para minusválidos que bien podía ser para una chica que hay a la que le falta una mano. La posición de la silla impedía ver la pizarra con claridad. La misma claridad que falta cuando te sientas detrás o muy a un lado. Lo cierto es que me atemorizó sentarme en frente. Me da la misma vergüenza que ir a comulgar.
Las clases en las aulas de Barcelona las hacen con un ordenador, que está al lado de donde estaba la silla y un proyector lumínico. También hay una pizarra de yeso.
Sobre lo de la posición en clase ya informé a secretaría general también. Me dijeron que le comentara al profesor y acudí al de Latín para informarle de que era minusválido. Podré ir a Barcelona si me siento por delante. ¡Qué bien!

Viernes 28 de Octubre del 2011. Ayer fui a Barcelona en el tren que a las 12:11 pasa por Balañà. Llegó tarde. Venía de Ribes de Freser. En el tren, cuando ya estábamos en Barcelona pasó una rumana a pedir. A mi lado, no recuerdo dónde subió, había una chica suramericana. O ella o una mujer guapa acompañada hicieron que mi oreja derecha, pegada a la puerta de acceso contraria, sangrara líquido por dentro.
La mujer suramericana dijo de la que pedía o de la que iba acompañada o tal vez de las repartidoras de periódicos gratuitos que tiene un buen trabajo. ¡Que no se crean! No es la primera vez que me inducen a poner cara de medio una y varias veces en el tren. Como si solamente por llamarme Yusé tuviera tantos medios como quisiera o no fueran míos. Lo de cara de medio tiene gracia. Un medio es otra cosa. Lo mío es cómo piensa un niño que conocía. ¡Hala! Quizás en el tren se producen relaciones adultas y atracos que los revisores o interventores no controlan mientras charlan en la cabina del piloto.
Yo creo que hay cámaras en los vagones. Uno le dijo el otro día a otra: ¿Cuántos necesitas? Y me atracaron en un tren que iba a Ripoll creo. También resulta que al final pude ver al revisor o al interventor que sale del vagón por la puerta del piloto y pude despedirme de él al apearme en Balañà por la mañana. Fue el martes. A ése mismo revisor lo vi en la cabina de tickets de Vic, donde había el señor con acento suramericano que me dejó los once céntimos para el billete de Balenyà el pasado lunes cuando vi la foto de Simoncelli.
Otra veces, pasajeros supuestamente de origen norteño a los que no puedo ver por que estoy de espaldas a ellos, pues… ¡bien! Resulta que se ofrecen a parejas desamparadas para ofrecerles mis servicios secretos.
La cuestión es que pude trasladar a Barcelona el mensaje… el medio de la cara cabreada semi-agachada y con los ojos hacia arriba y a la derecha que mostré al Profesor Joan al que me encontré de cara a la biblioteca. Ahora que lo pienso: Creo que a mi tutor de Humanidades de la UOC, el señor Lluís Solà Bohigas se le ha muerto alguien porque ha escrito un mensaje lleno de calidez en su tablero. Habla de Miró. Me dijo francesc que Miró no era bueno, que era mejor Dalí. Me dijo mi padre que él, desde luego, de Dalí ya no se creía nada.
Recuerdo cuando el Planella me dijo, quejándose de las actitudes de algunos barcelonistas de San Gervasio que votaban según el tipo de elecciones. O sea que no eran tontos. A las municipales votaban PSC, a las autonómicas votaban CiU y a las generales al PP. Quizás sea un buen momento para una victoria del PP en Catalunya como para que se dejen atrás las propuestas del señor Puigcercós.
Se habla en la radio de la necesidad de que el PSC vuelva a encabezar la política catalanista de izquierdas. Recuerdo que mi hermano a veces cuando estaba encarado al papá repetía lo de catalanista y de izquierdas quizás irónicamente por aquel trago saliendo del hospital, pero: ¡No vamos a vivir siempre!
Mi hermana me dice a ver si aún voy a Barcelona. Si no lo he dejado. Si sigo ahí según la matricula que pagué y a la que me inscribí. Es bonito ir a Barcelona. Sin embargo me ha recordado Marc Riera que a los de Salut Mental les parece muy bien el acuerdo con el doctor sobre lo de cambiar de estudios en febrero. No recuerdo qué papeles he presentado en la Universidad de Barcelona, pero el de traslado de expediente seguro que no.
La cuestión es que han disparado el nivel exigido de inglés, y que por la unidad del libro en que estamos, ya deberíamos haberlo leído todo. Es lo que debo hacer este fin de semana. También debo leer el Llibre de les bèsties de Raimundo Lullio.
Esta madrugada llovía a cántaros. Ahora, desde que escribo que escucho el CD de los Ok Go. Por cierto, os dije que la tienda en que me la vendieron rota la han cerrado. Ahora el local está en alquiler.
Recuerdo ahora lo que pasó en clase. Tras haber oído la radio y la prensa internacional. Pasó que un día de esta semana cuando volvía de Vic… o del pueblo, vi a la vecina que sacaba quijada y resultó que yo mientras escuchaba los vertiginosos progresos en la materia inglesa de la profesora que a pesar de todo ponía cara de ¡ay! Con los ojos oscuros… Pueees yo puse cara de psicólogo Verdaguer. Sacando quijada con la mano opuesta él, la derecha. Él tenía a su izquierda a la psicóloga recién licenciada el día que nos vimos. Pues creo que ella, la profesora, quedó feliz, creo. El jueves según el test que nos va a hacer lo veremos. ¡Qué alivio!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada