dissabte, 28 de gener de 2012

Hola, què tal?

Hola, estic llegint un nou llibre malgrat encara no hagi acabat el de Vida de Napoleón Es diu El vigilante en el campo de centeno (sègol) i és molt bo. COntoinuu seguint els diferents horaris i això em fa estar tant content com si encara em prengués la fluoexetina.
És bo saber que fas bé.
Salutacions cordials, Josep Salvnas aorla.

2 comentaris:

  1. aquest llibre es va publicar l'any en que jo vaig nèixer, 1945, el vaig llegir fa uns vint anys u em va semblar que no n'hi havia per tant. Sol passar, quan t'entabanen amb un llibre o una peli, que si es molt bona, que no te l'has de perdre, etc. En canvi si no et diuen res, et pots trobar amb Ignatius G.Reilly i fer-te un panxó de riure. Em refereixo a 'LA CONJURA DE LOS NECIOS'

    SALUT

    ResponElimina
  2. Bé supòs que no t'hi ah per tant també. Les trenta o quaranta primeres pàgines si que impressionen, i fins i tot hi ha alguns errors de concordança que distreuen i firça, al menys en l'edició en catala que jo he demanat en preçéstrec el a liblioteca de Tona, però supòs també que deu ésser un ibre per a joves, esclar. Jo el llegeixo per això:Ayer murió J. D. Salinger. Ayer, Vicenç Villatoro ganó el premio Ramon Llull para novela escrita en catalán, dotado con 90.000 euros y el sostén del Gobierno de Andorra y la Editorial Planeta. La novela ganadora se titula Tenim un nom, y va de un padre que se muere. El padre tiene un hijo, que es adolescente, y se lo lleva a París a ver la final de la Copa de Europa, que resulta que ganó el Barça, qué emocionante, y se pasan el rato hablando de mujeres y de fútbol, viva la Virgen. El autor declaró en rueda de prensa que muchos padres e hijos no sabrían de qué hablar en sus casas si no existiera el Barça, resumiendo de esta manera tan brillante su premiada novela y la profunda psicología del asunto en cuestión.

    Ambas noticias se anunciaron en el Telenotícies de TV3, el telediario más visto en Cataluña. La muerte de Salinger, uno de los escritores más influyentes del siglo XX, ocupó aproximadamente veinte segundos. La noticia del premio Ramon Llull, uno de esos premios que nos concedemos nosotros a nosotros mismos, porque somos así de guapos, nosotros, quiero decir, se contó en minutos.

    Me apena decir que TV3 no se quedó sola. La versión digital de El Periódico dedica 659 palabras a Salinger y casi 890 a Villatoro; la versión digital de La Vanguardia, 369 a Salinger y 749 a Villatoro; la versión digital del Avui es la más escandalosa de las tres, 187 a Salinger y 560 a Villatoro. Es que Villatoro es uno de los nuestros, caramba, y Salinger ¿quién era? ¿No ha muerto? Pues, el muerto al hoyo y para el vivo, el pollo.

    Afortunadamente, hay excepciones. La versión digital de El Mundo dedica más de 2.600 palabras a Salinger y además publica el primer capítulo de El guardián entre el centeno, mientras que Villatoro tiene que conformarse con 788 palabras (que no son pocas). La versión digital de El País dedica 615 palabras a Villatoro y varias miles a Salinger.

    Mi conclusión es tremebunda: nos hemos vuelto asquerosamente provincianos e incultos. Hubo un tiempo en el que Barcelona era sinónimo de escritores, editores y Cultura, con mayúscula. Que una novela sobre el Barça con aires de melondrama fumbolero merezca mucha más atención pública y notoria que la muerte de Salinger da pena, mucha pena, y también rabia.

    Luis.

    :)

    ResponElimina